ConsejosLifestyle

Centollas o Centollos, cuál elegir por sabor y precio.

Qué elegir para acertar en las Navidades

En estas épocas tan señaladas en todas las casas (sobre todo en las gallegas) el marisco es uno de los platos estrella por excelencia de las comidas y cenas navideñas. Pero siempre surge una duda relativa a la elección de piezas para disfrutar. ¿Qué es mejor, las Centollas o los Centollos?

Estos crustáceos originarios de aguas del Atlántico, Cantábrico y Mediterráneo son capturados a partir de Noviembre y llenan las lonjas de todo el territorio español. Dejando su identidad de género al margen, el centollo vive en fondos de hasta 100 metros de profundidad y se comporta de manera solitaria. Esta conducta sin embargo cambia durante la época de la puesta ya que el crustáceo se vuelve muy vulnerable y tiende a reunirse en grandes grupos para defenderse del ataque de los depredadores. Las Centollas realizan dos desoves al año y en cada de ellos tienen un promedio de 150.000 huevos.

Si quieres elegir bien entre centollas o centollos debes valorar estas características.

Existen muchos factores que pueden hacer decantar la balanza por un lado u otro ya que nunca una cuestión de sexo entre crustáceos había tenido tanta relevancia. Por lo general se suele preferir a las centollas, debido a su mayor cantidad de carne. En este sentido, las hembras presentan un abdomen mayor, de forma ovalada y mucho más ancho y grueso que el de sus congéneres masculinos, con dos apéndices que utilizan para transportar los huevos. Los machos tienen esas mismas protuberancias, pero las emplean para el apareamiento. En lo que sí coinciden unas y otros es en el hecho de poseer cinco pares de patas duras, largas y velludas, cuyo interior resulta de un gusto delicioso que convierte este plato en el rey de la cocina.

Para mucha gente, el sabor de los machos supera con creces al de las hembras tanto en la carne de su caparazón como en la de las pinzas, si se tiende a comprar centollas, es debido que ellas incorporan corales y presentan formas mucho más rotundas que las de sus compañeros. Aquí empieza una de las primeras guerras entre los consumidores. Por lo general los pros de las hembras es que tienen un tamaño mayor y por lo tanto pueden estar llenas de carne y corales, en cambio, los machos aunque no alcancen una envergadura tan ancha como la de las hembras se dice que en su carne de las patas se puede apreciar el sabor de la esencia de la salinidad. Un consejo a la hora de elegir la pieza para saber si está llena o no es hacer presión en el abdomen, donde se encuentra el aparato reproductor. Si notas que la zona está dura y no se hunde esto significa que por lo general el animal estará lleno de carne. Lo mismo pasa con las patas, si la uña no se dobla con facilidad, bingo, te has topado con un buen ejemplar.

Las centollas tienen más carne, pero el sabor de la de los machos es más potente.

Otra característica que hay que tener en cuenta a la hora de elegir es el precio. Ateniéndonos a las cifras de mercado los mejores ejemplares de centollo llegaron a cotizarse hasta a 60 euros el kilo. En España el tamaño medio de este crustáceo suele rondar los 20 cm y pesar entre 800 gr a los 1500 gr. Por norma general las hembras suelen estar más caras en el mercado que los machos, así que hay que fijarse mucho en este aspecto antes de elegir. Si queremos vigilar el bolsillo quizá prefiramos decantarnos por un macho, en cambio si necesitamos una buena cantidad de carne debido al alto número de comensales quizá resulte más económica una hembra. Lo mejor de su carne es que es muy versátil, pudiendo implementarla en recetas para todas las edades, desde los más adultos hasta en cremas y sopas para los bebés.

Otro de los factores que influyen también de manera intrínseca en el precio de las centollas es la procedencia. Las de mejor calidad y por ende las más caras son las pescadas en las costas gallegas, estas variedad es la más sabrosa y no tiene ni punto de comparación en sabor y calidad con las centollas capturadas en las costas francesas e inglesas. La variedad capturada en Francia e Inglaterra suele ser de un color pálido y de un sabor mucho menos intenso que las gallegas, que lucen un color rojizo oscuro y pueden presentar vellosidades en su caparazón, atributo que sus parientes franceses e ingleses no tienen.

Una buena forma para no tener que preocuparnos por las fechas, las subidas de precio o si comprar para luego congelarlo es comprar el marisco en lugares en los que sabemos que van a respetar el precio sea la temporada que sea. Si tenéis necesidad de adquirir algún ejemplar de este sabroso crustáceo gallego para vuestras cenas o comidas podéis buscar en cetáreas donde se respete el producto y el trato especializado al animal.

Así que si todavía estás dudando entre machos o hembras, te recordamos que la cuestión de género es importante tanto en el nivel de carne, de sabor y de precio de la captura en los centollos y las centollas.

 

Leave a Response